Conoce el día a día de un podólogo

día a día podólogo

A la hora de elegir una carrera, una de las dudas más comunes que se te pueden presentar tiene que ver con en qué va a consistir tu día a día al desempeñar tu profesión. ¿Serán todas las jornadas similares? ¿A qué campo de trabajo puedes acceder? ¿Qué horizonte te espera? Si estás valorando la opción de estudiar Podología, te queremos describir el día a día de un profesional de esta rama.

Un amplio abanico de salidas

Lo primero a determinar son las salidas profesionales. En la salud pública, en una clínica privada, en centros especializados, en empresas de calzado, dentro de la investigación de prótesis o de plantillas, etc.

El ámbito de la podología se caracteriza por su gran especialización. Los pies son la base del cuerpo y, como tal, deben soportar un gran desgaste. Hay muchos actores interesados en su mantenimiento y en conseguir su óptimo estado. Dentro de cada uno de estos ámbitos, tus funciones o tipos de trabajos serán diferentes. Sin embargo, en todos ellos hallarás un mismo patrón a llevar a cabo como te mostramos en las siguientes líneas.

En qué consiste ser un podólogo

Te encontrarás con todo tipo de pacientes, que pueden mostrar diferentes lesiones, molestias, problemas o incluso enfermedades en la zona de pies, tobillos y, en ocasiones, también en las piernas. Nos referimos a problemas de huesos, esguinces, fallos degenerativos o, simplemente, heridas producidas por todo tipo de golpes.

Ante esto, deberás encargarte de su diagnóstico y del seguimiento de la dolencia. Por ejemplo, en el ámbito deportivo, la pisada o la protección de los tobillos serán elementos determinantes por lo que deberás ayudar al paciente programando actividades para corregir su pisada y ofrecerle ejercicios que le permitan fortalecer y poner a punto sus tobillos.

A su vez, también deberás examinar la zona para detectar posibles heridas o lesiones. Aplicarás tus conocimientos de farmacología, recetando pomadas u otro tipo de soluciones que puedan ayudar ante determinadas heridas. También proporcionarás consejos de higiene podológica y llevarás a cabo un seguimiento exhaustivo de los casos de tus pacientes.

Asimismo, te encontrarás con otras dolencias o problemas que supongan un reto para ti. Muchas veces, el problema en sí nace en otras partes del cuerpo, pero los síntomas se manifiestan en los pies. Esto te obligará a implementar tus conocimientos de medicina general para solventar ese tipo de situaciones.

En los casos más extremos, también deberás demostrar tus habilidades en el campo de la cirugía, ya que esta es otra de las ramas de estudio del grado en Podología. De este modo, podrás ayudar a que caminar les resulte mucho más cómodo a tus pacientes.

Como ves, el día a día de un podólogo puede proveerte de una gran variedad de tareas y requiere conocer distintos campos de estudio y trabajo que podrás conocer gracias a la gran especialización que existe en esta carrera. Si buscas una profesión variada y con futuro esta puede ser tu mejor elección.

visita el campus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies