Facultad de Ciencias De La Salud

SÍNDROME DE DOLOR MIOFASCIAL

Es un problema común de dolor muscular que envuelve el sistema nervioso, motor y síntomas causados por puntos gatillo.

Los puntos gatillo se pueden clasificar en dos tipos: activos o “escondidos”  (latentes). Los activos se diferencian por un dolor que aparece de repente o como respuesta a un movimiento que puede producir dolor en una zona o en varias zonas a la vez. Un punto latente o “escondido” es más sensible a la presión.

  • Características: dolor a la compresión, respuesta nerviosa local, tensión en el músculo, debilidad en una zona y disminución de los vasos sanguíneos debido a la contracción muscular.

Hay varios procesos que pueden dar lugar a que aparezcan y se  desarrollen puntos gatillo, como contracciones musculares, golpes directos, mucha carga muscular, estrés por posición corporal y contracciones del músculo no comunes o muy fuertes.

El principal cambio se da en las bandas musculares. Comienza con la liberación anormal de una sustancia química (acetilcolina), que provoca un aumento de la tensión en las fibras del músculo. Esto hace que las bandas se queden más tensas y presionen la corriente de sangre, lo que da lugar a la falta de oxígeno provocando la liberación de otras sustancias que hacen que la sensibilidad sea más fuerte y se produzca dolor.

¿Cómo identificar las bandas tensas?

La manera estándar y más fácil de identificar estas bandas es mediante el tacto superficial y profundo. Se trata de una forma específica de localizar tensión en el músculo. Para ello es importante conocer la dirección de las fibras musculares.

Técnicas de tratamiento para el dolor

Hay dos tipos de técnica, las más utilizadas son:

  • Técnicas que no invaden al cuerpo: ultrasonido, terapia de láser, neuroestimulación eléctrica, antiinflamatorios y técnicas de terapia manual.
  • Técnicas que si invaden al cuerpo: punción seca (agujas).

Fdo: Lola Ortega Palacios

Alumno 4º Fisioterapia. La Salle.

* En FISIOevidente hacemos accesible el conocimiento científico. Pero eso no quiere decir que no usemos fuentes rigurosas y actualizadas. En este caso los trabajos que refrendan este texto son:
  1.   Gerwin, R. D., Shannon, S., Hong, C. Z., Hubbard, D., Gevirtz, R. (1997). Interrater reliability in myofascial trigger point examination. Pain, 69(1), 65-73.
  2. Bron et al.: Treatment of myofascial trigger points in patients with chronic shoulder pain: a randomized, controlled trial. BMC Medicine 2011 9:8

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies